Benvenido a Languedoc Roussillon

GEOGRAFIA

Situado al sur de Francia, en la costa del mar Mediterráneo, Languedoc Rosillón en 1999 tenía 2.300.000 habitantes. La región cuenta con cinco comarcas: la Losara, el Gard, el Héraulto, el Aude y los Pirineos Orientales. Al sur limita con las fronteras de dos países: España y Andorra.

La région esta bordeada por las regiones francesas de Medios Pirineos, Auvergne, Rhône-Alpes y Provencia-Alpes-Côte de Azur.

Extendiéndose sobre 27. 376 km2, Languedoc Rossillón propone una gran variedad de paisajes: playas, lagunas, viñedos, vegetación sobre piedras calcarias y perfiles montañosos, una diversidad que ha marcado los estilos de medio ambiente existentes y las condiciones de vida de los hombres, así como sus identidades culturales.
Toda esta diversidad se inscribe alrededor del arrecife mediterráneo (Golfo de León) llamado también el arco del mediterráneo.

El litoral presenta un equilibrio entre la tierra y el mar, las llanuras, las diversas culturas del territorio y donde termina un viaje sobre unos valles montañosos y llanos.

El clima de Perpiñán es muy mediterráneo, es decir, con veranos calientes, primaveras y otoños dulces, y un invierno poco riguroso. ¡Las lluvias no son tan abundantes y el viento tiene su carácter!

CULTURA
Los carnavales, las fiestas y los juegos tradicionales relativos al toro en la dona de los estanques que se prolongan hasta Camarga (la Bovina), las fiestas de pescadores en Gruissán, Sete o Bouzigües, los combates languedoneces entre jinetes en Sete y Meze son alguna de las múltiples manifestaciones de la cultura de la región.

Con un país trasero casi intacto y un litoral protegido, el Languedoc-Rossillón asombra igualmente por su riqueza histórica y cultural: con sus numerosos sitios y monumentos, monasterios y castillos y sus lugares clasificados como patrimonio mundial por la UNESCO: el Puente de Gard, el Canal del Medio, La ciudad amurallada de Carcasona y los Caminos de Santiago de Compostela, los castillos catalanes y los numerosos monasterios.

En la región se hablan dos lenguas :

  • El ocitán que es una lengua latina intermedia entre las lenguas romanas del sur (el italiano o el castellano) y el francés que se asimila al catalán.
    Hoy, el ocitán no se habla mucho pero su declinación parece cesar, parte de la población aún lo habla y se enseña de nuevo en su versión normalizada y da como beneficio ayudas a las comunidades locales.
  • El catalán, nacido del latín, perteneciente a la familia de lenguas romanas.
    En nuestra región el catalán no solamente se habla en Rosillón, que forma parte desde hace tiempo de los cuentos catalanes tomados de España y que fue anexado al reinado francés bajo el reinado de Luis XIV, en el siglo XVII. Los lingüistas consideran que el catalán posee características comunes a la vez con las lenguas íberomanas (español, portugués, andaluz, etc.), a las lenguas galo-romanas (francés y las lenguas de oil) y las occidentales- romanas (ocitán).
    La región lingüística catalana comprende una parte del sur de Francia (Rosillón), el Principado de Andorra, Cataluña (Barcelona), la Comunidad Valenciano.

ECONOMIA
Reconocida por su diversidad en productos, Languedoc-Rosillón propone una gastronomía auténtica y sabrosa a base de:

  • Aceite de oliva, de ajo, de albahaca
  • Quesos, mieles y frutas sirven para completar las especialidades de las tierras altas del interior y del borde del mar
  • Vinos finos y licores cada vez más reconocidos mundialmente.
  • Gastronomía mediterránea y pasteleros reconocidos.

El turismo en Languedoc Rosillón representa una actividad económica importante en el corazón de un medio ambiente diversificado. Patrimonio, territorio, paisajes, mar y sol son los atributos innegables de esta encantadora región.

Clasificada como la tercera en el rango de regiones francesas en términos de capacidad de recepción y bienvenida, el turismo regional representa un sector clave en la economía que progresa enormemente desde hace tres décadas.

La viticultura de Rosillón se encuentra en pleno apogeo, gracias a sus elevados niveles de calidad. Contando con una tradición milenaria, la técnica vitinícola ha sabido aprovechar las condiciones climáticas y geográficas además de los viñedos de Syrah, Cariñán y Merlot.

La agricultura inteligente es un eje importante de búsqueda en el Rosillón para los grandes productores de frutas y legumbres.